Declaración de Fe

  • en Un solo Dios santo e infinito, vivo, verdadero y eterno, de infinito poder y sabiduría, lleno de bondad y misericordia, omnipresente, omnisciente y omnipotente e inmutable, perfecto, y justo, creador de todas las cosas visibles y invisibles.
  • en El Hijo verbo del Padre, verdadero y eterno Dios, verdadero hombre concebido por el Espíritu Santo en el seno de la Virgen María, cuyo nombre es Jesucristo, y a quién según las Escrituras le ha sido dada toda potestad en el cielo y en la tierra, y está a la diestra de Dios Padre, colocado sobre todo principado y potestad, potencia y potestad, potencia y señorío y sobre todo nombre que se nombre, no sólo en este siglo, sino en el venidero, y que todas las cosas están debajo de sus pies, y que él es la cabeza de la Iglesia, es nuestro Salvador, Redentor y Señor. Es nuestro abogado y único intercesor entre Dios y los hombres. Que resucitó de los muertos y subió al cielo y en el día postrero juzgará al mundo.
  • en El Espíritu Santo que procede del Padre y del Hijo, y que es verdadero y eterno Dios, omnisciente, omnipotente y omnipresente, que consuela, enseña, y santifica. Que es una promesa para todos los creyentes en Él.
  • en la Trinidad, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, todos iguales en cuanto a su perfecta y suprema divinidad, y en sus relaciones para con la humanidad. El Padre se nos presenta como Creador, Preservador y Gobernador del Universo; el Hijo, como el revelador de la Divinidad y Redentor; el Espíritu Santo, como el que santifica y habita interiormente.
  • en La Iglesia militante y triunfante, compuesta por todos los creyentes en Cristo Jesús en la tierra y en los cielos.
  • en La existencia de los demonios, los que provocan el mal a los hombres y luchan contra la obra de Dios. Creemos en el castigo final de los impíos, y un lugar de tormento (infierno) donde serán arrojados los incrédulos junto a los demonios.
  • en el Cielo como un lugar de gozo y perfección, que será reposo para el cansado; para los tristes el lugar en que Dios enjugará toda lágrima; lugar de bienaventuranza para los fieles, donde habrá gozo y eterna felicidad.
    en la inspiración divina de Las Sagradas Escrituras (La Biblia) como la Palabra de Dios, y que presenta el Plan de Salvación para los hombres, y que se compone de 39 libros en el Antiguo Testamente y 27 en el Nuevo Testamento.
  • que Todos Hemos Pecado y Estamos Destituidos de la Gloria de Dios por lo tanto mortales, y que el único medio para alcanzar la paz con Dios, y la salvación, son por los méritos, muerte y sangre de nuestro Señor Jesucristo.
  • en Las Sanidades Divinas Obradas por Dios en su amante misericordia, como señales de Su Poder, amor y bondad.
  • en La Santa Cena como símbolo de la muerte cruenta de nuestro Señor Jesucristo, Salvador Maestro, participando el creyente de ambos elementos: pan y vino.
  • en La Segunda Venido de Cristo.
  • en La resurrección de los muertos para vida eterna a los salvados y eterno castigo a los perdidos.